domingo, 8 de noviembre de 2015

Por una cabeza

Existen momentos, varios, en la vida del humano en los que los pensamientos tornan un estado de inestabilidad bastante grande, en el que se tiene una sensación de positivismo con respecto a la vida de uno mismo pero aparentemente sin razón alguna también surgen sensaciones de negativamente, tal vez paranoia incluso. Esto en gran parte dependerá de la personalidad del individuo y probablemente si es que este tiene tendencias depresivas o pensamiento de carácter analítico. Al tener estas características se verá propenso a tener problemas por falta de organización tanto interiormente (identidad, gustos, beneficios a corto o largo plazo) como exteriormente (tiempo, espacio, limpieza, orden). Sin embargo, el mismo individuo al mantener un registro de sus vivencias y pensamientos podría notar una mejoría en su estado anímico en el corto plazo, y a largo plazo cuando el mismo revise un determinado registro que vaya acorde a su estado actual, a pesar de saber que es él/ella mismo/a quien lo escribe se sentirá aliviado al creer que hay gente que le pueda comprender (confundiendo su persona con otra, activando así un tipo de mecanismo de defensa en el que no se sentirá solo por causa de la tendencia depresiva) o simplemente entenderá que ya ha vivo una situación similar en su pasado haciendo que se acuerde de las posibles salidas que tuvo el individuo para salir de aquella situación.

Se tiene la creencia que cuando uno se encuentra en un estado de "vagancia" o "desgano" y se recurren a la actividades de "ocio" (pues en este caso no serían de mero placer sino con un propósito de supervivencia), esto lo único que intenta es recobrar su estado anterior de bienestar, pues al ignorar el asunto por el tiempo que le dedique al "ocio", el mismo (es decir el individuo), podrá recordar felicidades pasadas y querer alcanzarlas de nuevo, o descubrir nuevos componentes de su identidad entre los que se encuentran los gustos, esto llevará a que sueñe a futuro con su vida ideal, queriendo transformar lo que imagina a una realidad. Sin embargo, es muy probable que cada vez que tenga algun tipo de colapso emcional y entre en un estado de crisis, su sueño de vida ideal cambiará en aspectos de tipo, pero no de raíz, no de ideas.