domingo, 10 de diciembre de 2017

Tha howm

A veces a uno le da la necesidad súper fuerte de salir de la casa, y se tiene la idea de que no vas a querer volver nunca, o porque ya te acostumbraste o porque simplemente quieres evitar sentirte encerrado tal cual jaula pero que por alguna razón uno suele estar de acuerdo. Es decir, los mismos colores, los mismos paisajes internos (porque hay que aclarar que hay varios paisajes internos buenos, buenísimos, de lugares que están por conocer), en muchas ocasiones hasta los mismos sonidos, mismos olores y todo lo mismo. Hasta mismas emociones. Entonces, claro, a uno le da esa necesidad fuerte de ampliar tu definición de hogar, subirte una vez más a esos no-espacios que te permiten llegar a nuevos no-espacios que de apoco transformas en espacios...o para hacerlo en palabras comunes: se toman buses, a los que uno les toma cierto cariño a pesar de estar llenos en muchas ocasiones pero en los que [idealmente] no estás mucho tiempo; cuando te bajas del bus te perdés en rincones que no conocías, y llegás a esos porque el GPS de tu celular no funciona bien, empezás a sentirte como extranjero pero de una manera confianzuda, total no te pasará nada. Nada hasta que llega un vagabundo de pocos modales que te pide una moneda y cuando se la das te pide todo el monedero (literalmente), así que te ponés en una postura de: ¿Quién te creís vos, weón negro conchetumare?¿Por qué mierda te voy a dar todo esto si es mío?¡Maraca negra culiá, vete!, y dejás de hacerle caso a su: ¡Que me pases las monedas, te digo, socio!. Pasa eso, te vas, y dejás de hacerle caso a lo que pasó, total, ya pasó y sabés que el negro no te sigue.

Lo interesante es que no te importan esos acontecimientos y seguís sintiendo a esas calles inclinadas de mierda como si fueran un pasillo gigantesco de tu hogar, hasta puede que lo sean.

Todo ese hogar labura para vos. ¿Hambre? Compráte un sánduche y una bebida energizante. ¿Descanso? Andate al parque y te sentás en lo que se te ocurra, no tiene porque ser una banca, que, por cierto, hay pocas. Hay poca oferta de bancas. En eso no me laburan bien.

Con tal que tengás unos cascos que te aislen de lo demás, podés hacer de ese lugarcito donde te sentaste tu nuevo cuarto. Hasta podrías andar en boxer y musculosa pero los vecinos te harían un quilombo.

De todas formas, que es lindo ampliar tha howm of uan.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Con un plato de mango

Sonaban las cuerdas acústicas y las sinéticas en mi oído izquierdo mientras se escuchaban los gritos de alegría de niños y la conversación alegre de unos franceses que habían bebido un poco de más. Era ya bastante tarde, estaba acostumbrado a que ya a esta noche el sol se haya ido, pero ahí seguía, justamente en un tono anaranjado que no hace más que relajarte y sentirte tal cual Garfield creyendo que todo el mundo es una lasaña llena de placer. Duelen un poco los pectorales de tanto ejercitarme pero creo me he vuelto un tanto masoquista, o simplemente es el placer de sentir que no has desperdiciado la energía.

A las cuerdas acústicas se le suma una voz de una mujer de unos 30 años, o eso creo porque no le veo,. Le debo dar gracias al mar por no hacer tanto ruido cuando choca con la orilla, y al viento que ha hecho silencio para que no se levante la arena y me pueda llegar la música sin tanto ruido ambiental.

Mi cuerpo ha logrado retener el calor del sol, que se ha sellado con el viento que ya se fue y poco a poco empiezo a pasar a un plano donde al cerrar los ojos me voy a una carretera de nubes donde se siguen escuchando las voces francesas, las risas inocentes, las curvas de la guitarra y la pluma de la treinteañera, solo que no veo nada de eso. Lo único que veo es un cielo sin nubes ni sol, pero brillante, solo se ve un celeste claro y mis extremidades se duermen a tal nivel que tal no puedo ni levantarme para ver este paisaje parado, pero ya no importa mucho y decido sentir en lo más posible como ese horizonte se va torciendo a la izquierda, como si fuera un avión gigante que se va en picada.

Voy volviendo a mi cuerpo y me siento algunos años más joven, en un diferente espacio. Me siento en una suite de Gonf Kond viendo el pasar de varios barcos t el explotar de varios fuegos artificiales mientras adentro todos hacen chocar sus copas y yo me uno chocando la mía con el vidrio. Y agradezco que hay un vidrio entre mí y el paisaje de la ciudad, de otra los ruidos amistosos y familiares de la sala se mezclarían con aquellos de quienes no conozco...usualmente diría que no estoy interesado en conocerles, pero algo en esta ocasión hace que tenga algo de curiosidad por saber quienes serían las personas que gritarían si no estuviera la ventana.

Me doy la vuelta, veo la mesa casi vacía, excepto por un plato de mangos verdes y uno pequeño al lado que tiene un líquido bastante transparente pero que sé purifica más que el agua de manantial. Tomo un mango y lo unto gentilmente en el líquido del otro plato hondo. Me lo como y agarro otros 2 pedazos de mango que no los untaré.

Voy a la sala que está iluminada, llena de fotos, de ropas viejas y de unas cuantas nuevas, unos zapatos lanzados por ahí y unas pocas botellas de vino que ya no tienen contenido, excepto una sola que está parada en una esquina baja del sofá amarillo. La agarro y la bebo de a poco mientras me como los mangos.

Lo único que quiero ahora es quitarme el sabor de ese líquido transparente en que unté el primer pedazo de mango. Ácido, alcohol; ácido, alcohol; ácido, uva; verde, rojo; árbol, vid; placer y placer.

No espero nada de mañana, no le veo sentido a preocuparse a que haya un mañana.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Minutos de sol, mar y abstracción (en ese orden)

Me quedan solo 18 minutos
debo apurarme para que te llegue a tiempo,
ahora quedan 17 minutos
y mi pasado parece estar en esa cantidad de tiempo.

No es precisamente bonito repetir la misma
palabra,
ni separar frases de manera tan deliberada.
Solo que en esta noche lo siento necesario.

Quedan ya 15 minutos.

Pasa un minuto más y sigo pensando
en como decir lo que quiero decir
sin temer a que luego diga "te perdí"

Dudé del regalo que me diste,
pensé que sería uno estadounidense
de aquellos que enviaban a los judíos

Haciendo memoria...no creí que en algún momento de mi vida
me darías un regalo,
era simplemente algo lejano,
hasta incluso no parecía sensato

Ni siquiera creí pudieramos reir juntos,
llorar juntos,
divagar juntos,
callar juntos,
ignorarnos, juntos

Supuse que ya nos conocíamos,
que lo único diferente esta vez sería estar en
la misma habitación.
Tiene pinta a que me equivocé ¿verdad?

Yo llegaba a manera de sol
y cuando se ocultó
tú llegaste a manera de mar
que se enverdeció

El problema era
que ignoraba la presencia del Platón negro
que tanto a ti como a mi nos fascinó,
tú, a manera de amor,
yo, a manera de envidia.

Pero esta envidia es una que no conocía
cada día se abstrae más,
es un puzzle más de esos que hace,
solo que no creo se dé cuenta

Tal vez sea normal que los mares tranquilos,
como tú,
se vean atraídos por las abstracciones negras,
como él.

Mientras pase eso
yo seguiré siendo un sol que dejó de brillar,
que decidió eclipsarse.

Ya no me quedan minutos.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Atentado en Marte

Hoy de mañana se anunció lo que no se creía posible hace apenas unas pocas semanas: el terrorismo llegó a Marte.

Luego de que la humanidad haya llegado al planeta rojo hace cerca de 40 años con propósitos, de manera irónica, de unificar a la humanidad en el análisis científico y social de la medida en que sería viable la vivencia en Marte, ocurrió el primer atentado de la historia humano-marciana.

No hay informe oficial todavía emitido ni por las instituciones oficiales ni por investigadores privados, lo que refleja el nivel de planificación exhaustiva que se llevó a cabo para poder hacer una demolición de Mârze Suumol (el centro comercial más grande del planeta ya considerado como el segundo hogar de la humanidad y el primero para quienes planteaban que nos estábamos insertando en el mundo) una demolición a pleno medio día del fin de semana marciano, que en calendario terrícola habría sido el jueves a las 15:00 UTC.

No obstante, existen vídeos y micropublicaciones en la hiperweb que atribuyen el atentado a extremistas conservadores del occidente de China, quienes, de acuerdo a un número importante de usuarios activos al canal Earth-Mars socnomic events de Weryt encontrarían consignas con la frase "人属于地球,地球属于中国。" ("El humano pertenece a la Tierra y la Tierra le pertenece a China") en los contenidos publicados por la Administración 10A con respecto a una menor dependencia de los productos del planeta azul, tal como se había planteado en el Tratado Solar de Armstrong.

Se han registrado un aproximado de 6.000 fallecidos y más de 12.000 heridos hasta las 03:00 UTC del día de hoy. Y varios representantes de naciones, compañías e instituciones terrícolas han manifestado su solidaridad prometiendo el envío de los materiales y recursos necesarios para la más pronta recuperación de la vida marciana y readecuación de la zona afectada.

____________________________________________________



sábado, 14 de octubre de 2017

The WHY of something

IF there's something that makes a real difference between Spanish and English language it's that the second one does not have a gender, social class or quantity real selection, meaning that you may use the same pronouns in certain cases to talk about only one or about many. As well, doesn't matter much if there were many who made something or just one alone; if it is male or female.
 In short, English doesn't give much of a shit about who we or they are, it just wants to say it and that's it. Meanwhile, Spanish wants to know every single detail, believing that according to who or who many said it, the meaning should be different.
 Being said this, it's more probable that from now on I'll only write in English, and if not, I'll mostly write in English, then.
 With no more to be said so far, but a draft sent to trash, I farewell.

lunes, 2 de octubre de 2017

Ojalá que no, en 3 años.



Éramos pocos y veía como le disparaban en el hombro a Santiago, él gritaba de dolor mientras yo intentaba recuperarme de la sordera ocasionada por la explosión que ocurrió a nuestra izquierda, mi cuerpo, apoyado en su espalda, se había congelado luego de mucho tiempo, solo mi estado de trance, que por alguna razón ponía mi dedo en el gatillo de mi rifle de asalto, funcionaba. Se escuchaban las voces grises con matices rojos en un ambiente que en ese momento sentí dejó de tener color.

Santiago ya no aguantaba más el dolor y decía que prefería que le disparen, que ya sabía que no valía la pena vivir por su hijo, que seguramente estaría muerto ya, decía él. Creo que fue eso lo que me sacó de mi zona de confort y me hizo memoria de por qué yo había decidido venir: nos habían quitado la libertad, la voz, nuestro hogar, nuestro martillo y nuestra cartera, todo se convirtió en un paraíso para todos en el que nadie era feliz. Me puse boca abajo, levanté la cabeza.

La universidad estaba ahí. Ese lugar era el responsable de estos males. Corrí, disparé, tropecé, salté para finalmente ofrecerme al concreto, libre.


[Originalmnte pensaba mandar este microrelato a un concurso de Sweek, pero finalmente decidí publicarlo únicamente acá porque, bueno, creo que la verdad no habría sido del todo conveniente que ellos eligieran este relato como ganador, así que decidí que decidiría por ellos en ahorrarles un poco de trabajo y molestias.]



 

miércoles, 16 de agosto de 2017

Podrías...

Podrías irte a un rincón del mundo donde no jodas a nadie más y que por alguna casualidad o intervención divina en ese rincón haya setenta mil armas para que escojas con cual dispararte luego de haber estado una semna sin comer y haber escuchado reguetón a todo volumen, un volumen tal alto que te rompa los timpanos haciendo que sangres no solo por las orejas sino también por los ojos  y por qué no por la nariz igual. De paso podrías también dejar que el médico cirugano de ese rincón de cosa la boca para que ni tú mismo puedas escucharte decir tanta mierda ni te escuches gritando cuando te obliguen con una máquna a dispararte primero en los pies, luego en la entre pierna, luego en el estómago y finalmente en la cabeza.

Podrías. Tú verás si lo haces o no.

lunes, 7 de agosto de 2017

ALOCAO #3 [PODCAST]: ¡Déjenme aprender!

Luego de estar casi una semana enfermo con una bronquitis aguda, con las defensas y ánimos tan bajos que no alcanzaban ni para ver series de mi gusto (y peor aún andar haciendo las tareas académicas), pude hacer este audio en el que hablo sobre lo que pienso acerca de la represión existente en el actual sistema educativo/académico/universitario (no estoy seguro del todo problema de quién/qué es). Hablo sobre como se le son impuestas necesidades de aprendizaje al humano, que está dispuesto a crear mejorías para sí mismo o para el resto o que simplemente tiene el deseo de aprender, pero por diseño sistemático es muy complicado que pueda satisfacer las inquietudes que tenga porque puede ser (de nuevo) sistemáticamente reprimido.
Porque llenar papeles es lo que te servirá en la vida (?).

jueves, 27 de julio de 2017

¿Qué es mejor, libertad o estabilidad? [o mejor] La fanatización humana.

     Tenía pensado publicar este post hace bastante tiempo, de hecho, esta es la tercera vez que le escribo, borrando lo que había anteriormente en el borrador. En su inicio tenía una idea media floja en la que quería explicar que la historia nos había dado ejemplos de políticas, civilizaciones o países que lograron una estabilidad bastante sólida a costa de sacrificar la libertad de su población, y que por otro lado la libertad del individuo podía permitir que este cometiera errores o se pueda mover de una manera mucho más libre que le podría causar inestabilidad (laboral, emocional, social, económica)...y para ser honesto creo que hasta acá abarqué lo que quería abarcar desde un inicio.
     
     Tal como ha sido dicho en varias ocaciones y en diferentes contextos, todos los extremos son malos, pero yo le añadiría a esta frase que "a veces son necesarios". Mi última publicación, hecha en forma de podcast, era una muestra de la ola liberal que estoy/estaba viviendo de una manera muy intensa pero, de manera bastante peculiar, coincidió que ayer tuve que ir a una charla hecha por el partido Comunista Marxista Leninista local con la que, evidentemente, habían varios temas con los que no estaba de acuerdo en lo absoluto, no me puse cerrado, o procuré no hacerlo, y empecé a analizar el punto de vista de los expositores así como de quienes intervenían en la charla.

     Puede que existan temas en los que el ser humano tiende a ponerse en un perfil más apasionado (pueda que la palabra adecuada sea "fanático") por que descubre algún tipo de conocimiento que le fascina y quisiera que las demás personas también comprendan lo valeroso que es ese pequeño gran descubrimiento que se ha hecho de manera personal, el problema radica cuando se le comparte, tomando una posición en la que es como si se ignorara todo el conocimiento previo al momento en que ocurrió ese descubrimiento, e incluso se le sataniza a todo lo que se sabía antes de ese nuevo conocimiento, o se limita a solamente repetir aquello que ya ha sido dicho pero que ha gustado más. Fue en ese punto que me percaté que la charla, así como algunos vídeos que había visto en estas últimas semanas, se parecían bastante a los sermones hechos en iglesias en los que el pastor o ministro alza la voz de una manera específica, para tener una idea más clara, de una manera muy parecida a la que se suele aplicar en varios discursos en épocas de elecciones.

     Está bueno que nosotros adquiramos algún tipo de conocimiento que nos hace mover varias de las fichas o cimientos que ya teníamos ordenados de una determinada manera, y también está bueno que queramos compartir lo adquirido, pero no creo que sea lo más apto hacerlo en una manera tal que hasta pueda asustar a quien le estamos hablando por parecer que nos han lavado el cerebro.

martes, 25 de julio de 2017

Alocao #2 [PODCAST]: Liberalismo

Segundo audio de esta serie hecha para empolvarse (en parte). Hablo sobre lo que he comprendido del liberalismo y por qué le he empezado a tomar más afinidad...de paso voy practicando mi oratorio y habilidades de explicación que me he dado cuenta que están paupérrimas.

lunes, 19 de junio de 2017

Alocao #1 [PODCAST]

Primer podcast casual de una seria llamada temporalmente "Alocao". Se verá centrado principalmente en opinión. En este primer audio hablo acerca de la improvisación y el uso universal tipo navaja suiza que se le puede dar, comienzo con Mohamed Bouazizi y termino con las preposiciones matemáticas...obviamente. 
Disculpad el volumen bajo.

viernes, 16 de junio de 2017

El grito silenciado

Despierto y tomo las cosas con calma, sé que no hay necesidad de apurarse pues no hay nada por lo que tenga que apurarme. Me levanto un poco a regañadientes, claro, pero no es significativo, no me lío cuando desayuno ni cuando me levanto de la mesa ni al volver a la cama para procastinar un poco más.

No hay nada por lo que tenga que apurarme así que procastino con algo de delicadeza, viendo como el poniente se contrapone al oriente para luego pasar a historias rápidas que no logro comprender las que son acompañadas con música urbana reflexiva. Había esperado que esas historias fueran como la que había visto ayer que trataba sobre un chico delincuente que había encontrado al amor de su vida a quien no le había visto hace bastante tiempo, tanto tiempo que no se percató que le robó a ella misma, no es si no luego de un conflicto mental y social que se da cuenta de lo hecho, emprendiendo la búsqueda de aquella persona que él quería ver otra vez.

Mejor os dejo el vídeo.

Mi posición de no apurarme hace que le quite prioridad a eventos y conceptos a los que tenía que darle importancia, cuidar de ellos. Salgo de mi hogar cedado por la tranquilidad, una no sana, una que está al borde del desgano pero que aún así permite salir.

Decido que esta vez me daré tiempo a mí, aunque no estoy seguro para qué ni cómo lo haré valeroso...de todas formas lo hago. En una corriente azul que no me importó ver de qué tipo era me lanzo, dejandome llevar por la misma, yendo y viendo los paisajes familiares aunque catastróficos que se aprecian al ir en esa corriente por la que nunca había ido. Esta corriente se pone cada vez más ruidosa, llevando más piedras con su fuerza y haciendo aún más ruido a medida que avanza.

La paz interior, o indiferencia, o tranquilidad, o estado de relajación o lo que sea que haya tenido se esfuma, transformándose en un estado de desesperación en el que se desea perderse aún sabiendo lo complicado que sería empezar de nuevo, un estado en el que la quinta dimensión se hace presente sientiendo que mi alma grita, golpea, corre e incluso muere.

Mi alma grita pero el río no deja que mi voz sea escuchada. Ni el río ni las piedras ni mi supuesta tranquilidad.


A pesar que el grito no se hizo escuchar, deja ir consigo gran parte de una carga de origen desconocido.

jueves, 8 de junio de 2017

Una montaña rusa con demasiadas partes planas

Comúnmente es dicho que la vida lo lleva a uno por altibajos, tal cual montaña rusa, y claro, como hay altibajos, también deben de haber partes planas, en las que no se sienta incertidumbre de lo que pueda estar del otro lado de la cima ni de una sensación de estar esperando para que la caída se acabe y el viento deje de golpear en la cara. No sé si precisamente la idea de esta montaña rusa sea ir lo más arriba posible puesto uno estaría con más incógnitas de manera más recurrente (situación que en efecto pasa a la mayoría de la gente), habiendo esos momentos en los que se tiende a mirar qué solíamos ser y añorar un poco aquellas alturas pero con el coste de dejar de tener tantas incógnitas y aferrándonos solo a hechos factibles, queriendo poner los pies en tierra, de alguna forma rechazando lo nuevo que pueda venir que hasta que no vayamos en una planicie no sabremos si es algo positivo, o por el contrario, negativo.

No puedo asegurar que en el pasado haya pasado lo mismo, aunque quiera creer que es así. Los humanos solemos estar condicionados a ser competitivos tanto con nosotros mismos así como con los demás, buscando la superación, la mayor posesión de bienes, más conocimiento, más reconocimiento o lo que sea que esa persona tenga en mente. Las montañas rusas de ahora están siendo notablemente construidas casi de manera hegemónica con las rieles hacia arriba, dejando poca cabida a las bajadas y las planicies. Pero...¿qué pasa si uno se estanca en planicies?¿si de alguna forma se descubriera como construir una montaña rusa propia pero con el precio de no tener mayor asesoría de como hacerlo?¿que al intentar hacer uno mismo esa montaña rusa uno se termine quedando resagado de uno mismo?

Si hay dos cosas que nos definen como humanos, aún así hayan varias personas que lo quieran rechazar con argumentos que por momentos parecen bastante válidos, es el hecho de ser una especie social y tener la capacidad de sentir con un abanico de matices que ni la psicología ni la filosofía ni la religión son capaces de comprender por lo menos la mitad. Y es que todo se maneja en dosis hormonales, químicamente hablando, en las que cierta cantidad de endorfina en el cuerpo, junto a determinada cantidad de dopamina puede generar esta emoción pero también aquella que es su némesis. No hay persona que pueda vivir todas esas emociones pues, obviamente, cada una tiene vivencias diferentes en entornos diferentes con gente diferente, e incluso cuando estos elementos son los mismo hay algo que varía dentro de la cabeza de la persona que hace que no exista precisamente una similitud entre lo que ha llegado a sentir la primera persona en comparación con la segunda.

Como es sabido, cualquier extremo es perjudicial. Así que en caso que la analogía de la montaña rusa no se haya entendido como yo desearía que sea entendida lo propondré de la siguiente manera.
Tendencia fuerte hacia arriba: optimismo ciego
Tendencia fuerte a las planicies: robot
Tendencia fuerte a las bajadas: pesimista depresivo

Como se mencionó anteriormente, lo que nos hace humanos son el hecho de ser seres sociales y el hecho de tener varios tipos de sentimientos. Sé que existen momentos en los que desearíamos que algo no hubiera pasado, o que tal persona no existiera; situaciones que se basan inevitablemente (como en casi todo, supongo) en las emociones, y a raíz de esas situaciones solemos, como individuos, pensar que sería mejor no tener tantas emociones. Pero es que entonces no se podría apreciar en su máximo esplendor cada una de las diferentes alturas en las que hemos de ir en esa montaña rusa, que no importa mucho si te la dan construyendo o la haces por tu propia cuenta.

El mensaje final que quiero dejar es: no busquen siempre la tranquilidad, puede llevar a muchas planicies.

domingo, 4 de junio de 2017

Un nuevo puente

Hace algunos días empecé con un gusto mucho más elaborado, si es que se le puede llamar así, por el dibujo, aunque no me animo a pintar (todavía) me pareció un tanto peculiar que casi de la nada haya mejorado bastante en estos cortos 3 días que han pasado desde que empecé a dibujar de manera un poco más seria. Y es curioso, pero terminé inclinándome por el dibujo por el tipo de relación de creatividad que le encontré con el diseño web, y es que cuando algo no me resultaba mientras arreglaba visualmente esta página, intentaba monear en el código viendo dónde estaba tal palabra que por su significado en inglés podría ser el tipo de configuración que yo quería modificar, a veces resultaba, a veces, no, obviamente, algunas veces encontraba maneras más fáciles de hacer las cosas o moldeaba el conocimiento que había recopilado de diferentes fuentes y le acomodaba a mi manera. En realidad esto no es la gran cosa y tengo la idea que varias personas hacen lo mismo, el adaptar lo que han aprendido a lo que cada uno necesita, o por lo menos la educación debería de funcionar de esa manera, tal vez algo parecido a como cuando es dicho que en el presente se educa a los jóvenes para profesiones que todavía no existen, solo que este caso del código HTML y el dibujo es más en el corto plazo que en uno largo pero aún así le veo un poco de relación. Volviendo al tema; empecé a verle al diseño web como el tipo de arte en el que tienes que enfocarte en la interacción que habrá por parte del receptor con el mensaje, aunque no como en los videojuegos, tal vez con un enfoque más del tipo "hacer el ambiente atractivo", y en parte es por eso que esta página está (un tanto) bombardeada de fotografías y música.

Ahora de lleno en lo que sería dibujo. Pues anteriormente siempre me estresaba por no saber cómo dibujar, ni como empezar ni en qué dibujar ni nada, y cuando empezaba me saturaba fácilmente por no tener el resultado en ese momento como yo tenía pensado, y que a medida que pasaban los segundos mi vara de excelencia en vez de subirse se iba bajando por que sentía que era demasiado para mí, que no tenía la técnica ni conocimiento para poder realizar lo que yo deseaba, es que mi mayor error fue querer dar pasos tan agigantados de una vez, sin apenas haber ocupado redutias auxiliares. Quería lanzarme de una pendiente sin siquiera saber como frenar en plano, en caso que supiera siquiera andar en plano, por eso los primeros dibujos están siendo más que nada basados en objetos reales...más adelante vendrá la imaginación neta. ¿De dónde van surgiendo estos gustos artísticos?, la verdad que nunca me logro responder bien por dónde salió, ni cuándo, ni cómo, y para ser honesto no sé si me deba de importar pero lo que sí hay en común entre todas la veces que se me pega algo de esa índole es que suelen tener un tipo de intensidad que al pasar el tiempo se va desvaneciendo.

Esta vez quiero lograr domar más mis emociones o comprenderles, aprender a abrazar esa nueva pasión que me ha surgido y no desaprovecharla, además podría servirme para apreciar más el arte del dibujo y la pintura que, para ser honesto, nunca le he podido comprender muy bien. Cuando ponía el título de esta entrada me iba acordando de la película Intensamente, donde hay varias secciones conectadas a la matriz mediante puentes, y cada sección representaba una cualidad, gusto o valor que había desarrollado la protagonista cuyo nombre no me acuerdo. Siento que por varios años me ha pasado algo similar, algunos puentes han sido destruidos y otros construídos, tal vez algunos pocos mejorados y otros puestos en mantención. Quiero darme una escusa para no solamente mejorar esta muy principiante e inmadura habilidad para también mejorar las que ya tengo o desarrollar nuevas habilidades que de alguna manera o no estén conectadas con las que ya han construido su puente.

Antigua mascota

Fedora que ya no suelo usar con frecuencia

lunes, 29 de mayo de 2017

No no, no creas que no seguiré opinando

La descripción que ves arriba dice "Blog de arte espontáneo agónico escrito y de críticas poco censuradas a lo que venga." y pues para ser honesto creo me he olvidado que este espacio no es solo para esas noches sin sueño, sino también para aquellas en las que no te llega el sueño por andar pensando en quién sabe qué. No sé si habrá sido le hecho de haber preferido comentar aquello que opinaba mediante la narración, pero la verdad siento (más que nada con el último post) que hay que darle a ese estilo un poco de descanso. Aunque sigo sin responder una pregunta...¿por qué ahora un post de "critica poco censurada"?

A decir verdad, o por lo menos en mi caso, uno se siente más relajado al escribir algo que simplemente se piensa o se conoce a algo que se tiene que andar creando en el preciso instante o en períodos de días incluso, y he de decir que han habido barias balas de revolver de ruleta rusa que han perforado mi craneo en estos varios últimos meses. Tengo la mala costumbre de no anotar aquello que concluyo ni alguna nueva posición ni nuevo conocimiento que siento debería ser más conocido, con respecto a lo último creo que lo máximo que suelo hacer es dar en "Guardar..." en Facebook o compartir algún contenido que me aparece de mis suscripciones en Feedly. Y como este espacio es bastante personal, incluso para tener un dominio propio bien bonito y "millenial" donde quien viene acá sabe que tendrá unos parrafotes extensos la mayoría de veces y no un montón de vídeos de capítulos de Bob Esponja parodiando a otras cosas pues, creo que de por sí es mejor andar opinando por acá y de ahí que sea lo que sea. A más de ser tan libre como para darme cuenta que en este párrafo he ido ocupando bastantes conjunciones...lo siento.

Volviendo a la temática central. además de hacer muy honor al propósito de estos espacios en el Internet. No sé si sea tema mío o a más de una persona se le ha cruzado por la cabeza intentar comprender por qué razón teniendo tantos medios de expresión en la actualidad, y una facilidad realmente grande de hacer activísimo de red, o comercio, o prensa o ese montón de conceptos que se aglomeran en mi cabeza, organización social, "neo-política", educación, para que se entienda un poco mejor, difusión de información/conocimiento, para rematar; teniendo una herramienta tan libre y de fácil acceso en la gran mayoría del tiempo, la gente no suele aprovechar la facilidad de conexión para poder arreglar un problema que aqueja a más de uno y muchas veces es el mismo. Quiero creer que tal vez en tiempos pasados las cosas se dejaban pasar por alto con más frecuencia por sentirse solos frente a alguna situación que se creía estaba incorrecta o simplemente disgustaba o se creía podría ser mejor hecha y que al estar solos podrían ser catalogados como locos, fuera de lugar o cosas así. Sin embargo, lo que pasa en la actualidad es que aún cuando nadie ha publicado nada acerca de una temática, falta solo un comentario para que se empiecen a ver más comentarios con respecto a esa temática, llámese problema social o proyecto de emprendimiendo, etc. No seguiré dando vueltas pues creo que la idea sí ha sido realmente difundida y en varios casos ha demostrado su uso así como eficiencia en el mundo real.

Al punto concreto al que deseo llegar es, de verdad aprovechar la carencia de necesidad de estar en un ambiente físico para poder realizar cosas con las demás personas, aun que no con esto quiero decir que hemos de volcarnos completamente a la pantalla e ignorar lo que ocurre a nuestro alrededor y sólo limitarnos a filmar algo que seguramente será viral en redes sociales, para nada, lo único que quiero reproponer o que desearía se retome en cuenta con la lectura de este post es el hecho de aprovechar esos "agujeros de gusanos" que tenemos en la actualidad. Por que el Internet es capaz de hacer eso, agujeros de gusanos, pero no tan temibles como el de Interstellar.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Viento y arena

Acerco mi teléfono móvil a la máquina expendedora con una bebida fría ya seleccionada en la aplicación, me aparece la ventana para verificar el monto y el producto elegidos, al momento de aceptar cae mi té frío en la parte de abajo. Por fin algo de líquido. Abro la tapa con poca dificultad, solo haciendo la presión necesaria para luego girar la tapa que toma forma de boquilla y la acerco a mi boca con un poco de prisa, debo de haber bebido la mitad de la botella cuando grito eufóricamente por sentir ese sabor sintético a pera Bepop con mora Vaporwave, lo mejor del dulce con lo mejor del ácido y la cantidad máxima de CGH permitida por el gobierno para ventas industriales. Siento como me revitalizo mientras corre un escalofrío por mi cuerpo, refrescándome casi al instante.

Es fin de semana así que no hay mucha gente en la estación, la mayoría son turistas que llevan mochilas o maletas un tanto voluptuosas. Me pongo a pensar un rato como sería si esta estación no fuera al aire libre, la humedad es bastante alta por lo que agradezco que pueda estar recibiendo la brisa ligera que se intensifica cuando pasa el tren que va a Czenko. Hace mucho tiempo ya que no voy allá, tal parece que fue hace diez meses, pero podría haber ido más seguido con la escusa de los días festivos, estuve muy ocupado con migo mismo y el cortometraje que lancé para el concurso estatal, no gané precisamente pero tuve mención honoraria como mejor director, mejor me acerco al asiento para acordarme con tranquilidad y de paso descansar mis piernas, hoy he caminado bastante. 

Bien, como decía, tuve mención honoraria, la trama en sí era simple: se mostraba a un joven universitario que se solidarizaba con una persona sin hogar que estaba a las afueras de un edificio de finanzas, el joven le preguntaba al sin-techo si él se mantenía ahí por alguna razón en específico, y el contó su historia de cuando salió del colegio con una beca para estudiar administración de empresas en el exterior (resulta que era inmigrante), de joven ya tenía una emprendimiento que había llevado a cabo en su ciudad natal donde lograba ofrecer viviendas sustentables a muy bajo precio de tal manera que el gobierno no gastara más de 60 NUD, que sería algo así como 16 horas de salario mínimo. Juego con poco con la botella moviéndola en círculos, los barcos que hay a la distancia en el muelle me distraen, no me culpo por distraerme, es normal que ocurra cuando se toma CGH y la verdad es que siempre he sido bastante sensible a esta substancia. Lo que me separa a mi de los barcos es, primero que nada, la via del Maglev, varios cientos o miles de metros, lo que parece ser la autopista y el mar, obviamente.

 Claro, el CGH igual hace que uno sea más disperso...el caso de aquella trama, pensándolo bien, podría haber sido más extenso, más verosímil, más amarillista, algo así como hacerlo pasar por un hecho real. Un hombre que en la actualidad es un inmigrante fracasado y vagabundo que suele quedarse frente a un edificio de finanzas, el tipo de ambiente que el frecuentaba en algún momento cuando las cosas le salían bien, cuando esa persona todavía tenía socios con los que sabía podía contar verdaderamente. "Soy, o mejor dicho era, convencido de la idea que los mejores proyectos para hacer de este mundo uno mejor es mediante la creación de una verdadera democracia, un tipo de acuerdo en el que no se precise de líderes ni supuestos representantes" diría aquél inmigrante actualmente fracasado, "que sea la gente, pero verdaderamente la gente, la que vaya generando los cambios tal cual desearían que las cosas fueran hechas en pro de un bien común y en pro del desarrollo individual". Algún tipo de pensamiento así, bueno...sería de mejorarle, por lo menos a manera de etiquetazos y estereotipos no sería tan verosímil que un vagabundo actue o hable de manera similar.

Nah, así está bien...cumple con la consigna de panem et circences de los romanos que también habían dicho in vino veritas; en la actualidad debería ser algo así como in synth lies the truth.

En realidad había supuesto que habría un poco más de movimiento en esta estación, pero eso ya es culpa mía por no haber escogido el día de la semana correcto, incluso podría culparme por no haber escogido el barrio correcto o inclusive la ciudad correcta pero de todas formas sé que no he hecho nada para que ese entorno mío tenga algún cambio que vaya un poco más a mi gusto. No es como que haya realizado alguna obra lo suficientemente atractiva como para que por mera moda o curiosidad gente del exterior venga a ver dónde se filmó tal metraje. De esa manera mi tren llegaría más rápido pues la demanda de pasajeros lo exigiría así, pero mientras tanto tendré que esperar, seguir esperando como lo he hecho desde que llegué a la estación, seguir esperando como cuando lo hice en la autopista en camino a la estación, pero nada parecido a la espera que he tenido desde que he llegado a esta ciudad. "¿Por qué no te dejas ayudar, mejorar, seducir, amar...algo?" le preguntaría si es que tuviera algún tipo de personificación. Llegarnos a conocer y saber si es más culpa nuestra que de ella por ser ella misma tan aburrida, tan...tan...cerrada, supongo.

"EL MAGLEV 2B8D CON DIRECCIÓN A DORHÎA SE APROXIMA, POR FAVOR, USUARIOS, PREPARARSE PARA ABORDAR"

Hablando del secretario general de la OETU (Organización de Estados Terrícolas Unidos)..., mejor mover mis piernas para que mi cuerpo se haga adelante para llegar al borde, solo al borde pero sí me pongo a pensar qué pasaría en caso de dar ese paso de más y caer en esa vía de apariencia de plasma. Ya, otra vez con esa sensación de vacío mental en el que no puedo hacer más que ponerme a pensar en segundo plano. Sol, arena, calor, A/C, nieve, tos, enfermedad, bienestar, mal, aburrimiento, idiotez, vanalidad, importancia, amor, sexo, muerte, nacimiento...nacimiento, ¿cómo surge el nacimiento? una metamorfosis de organismos producidos por los genitales que a su vez de dependen de todo un sistema complementario para poder producir los gametos, si es que se llaman así, el espermatozoide deseó convertirse en un ser más complejo y superior biológicamente, pero para eso tuvo que cambiar su forma de existir, el niño con el tiempo desea ir saciando su curiosidad y va cambiando, su mente cambia, le moldea parte el y parte quienes le rodean, así como él va moldeando la mente de los demás. Todo es reciprocidad. 

¡VALE!¡PARA!¡DEJA DE ATAR TANTOS CABOS QUE NO SÉ SI ESTÉN SUELTOS O NO!

Paso adelante
Golpe en mi hombro izquierdo seguido de oscuridad.

...
¿Cómo se supone deba de vivir tranquilamente en un ambiente donde está todo hecho bien bonito y no tengo más que hacer que seguir con una tormenta de palabras en mi mente?

Por favor, desconéctenme de esta simulación

Sándwich de sol

No hacen más de 25 grados centígrados ni menos de 20 pero tengo una calidez que ha comenzado hace pocas horas, esta es una que no me incomoda en lo más mínimo, no me veo en la necesidad ni de tomar agua, ni de batir un abanico, ni de andar con ropa ligera ni nada que se parezca a todo lo anterior. Me da una impresión que puedo ponerme un tipo de ropa ligeramente abrigada, de esas que se ven bien en otoño y que no desentonaré con la situación, con el día de hoy, con la tarde de hoy para ser más preciso. Con un calzado cerrado casual hecho artesanalmente, pantalones grises que no son excesivamente holgados que siento se ajustan tal cual deseo, una camiseta blanca que no permita que el sweater liviano que me pondré no me vaya a picar y finalmente una boina café, más que nada para evitar peinarme (es demasiada la comodidad que no deseo perturbarle preocupándose por cómo quedará mejor mi pelo).

Agarro las cosas de hoy en día para guardarles en mi bolsillos o ser puestas; encuentro mi reloj, mi celular pero me desespero al no acordarme dónde dejé mi billetera y no encontrarle en mi escritorio, tampoco debajo de la cama ni en mi estante, como si por arte de magia fueran a aparecer en alguno de esos lugares decido repetir la tarea para lograr tener una desesperación mayor que me hace encontrar en la situación de decir en voz alta "¿Dónde estás?¿dónde te dejé?", y de manera similar, lo digo tal cual esperara que mi billetera me hable, no estoy seguro si lo hizo pero mi cabeza gira casi involuntariamente para tener a la billetera en el centro de mi vista, vaya comodidad debí haber sentido que no me di cuenta que estaban al lado de donde estaba la boina que llevo puesta. Tomo mi billetera mientras sonrío de una manera un tanto avergonzada. Creo estar listo y al ir tanteando con mi mano mi muñeca izquierda y mis bolsillos me percato que todavía me faltan las llaves. Repito un proceso similar en el que finalmente las encuentro en uno de los bolsillos de un saco que me había puesto hace un par de días.

Se cumple la formalidad de despedirse de quienes están en el hogar en el instante y al salir por la puerta el sol me recibe de frente, no exactamente incomodando, pero dando la bienvenida de hoy al mundo exterior. Toda la ropa está suave de manera no convencional o algún tipo de sensación extraña en la que siento haber hecho un peregrinaje hacia la ciudad desde un punto fuera de este mundo. Los parpados no pesan pues sienten la necesidad imperante de ver los tonos rojizos que se van proyectando en todo objeto animado y no animado, mi cuerpo decide moverse al ritmo del bajo, del piano, de la batería en armonía, obviamente, con la lírica.


domingo, 2 de abril de 2017

In the market

Being in the middle of the crowd
walking near the cows.
Don't knowing where I came from
owing myself a bomb.
Fireworks were shot high in the dark
and colours made the dogs bark.

Southern winds made an infusion
northern winds made an illusion.

Beats of the heart began to be heard
beasts of the brain being as hard
as possible.

Un río lejano trae una hoja botada
recordando tiempos de otoño
Uno de mis mejores, pero
que no creía posible recrear.

Hasta ahora.

La embarcación vegetal no se ha muerto
no tiene sentido que flote más que una vida
la corriente no impide que se mueva lento.

...

viernes, 3 de marzo de 2017

Escalera (1ra parte)

Cuando bajo del vagón espero que esta vez sea diferente.

Luego de treinta y cuatro minutos envuelto por un calor humano agradable que hacía frente a la nieve que había afuera salgo de ese sistema fluvial de metal llamado subterráneo. Con las manos en los bolsillos para intentar mantener aquél calor agradable intento llegar a las escaleras que me traerán de vuelta a la superficie, para eso he de escabullirme entre la multitud que van contra mí así como entre quienes pasan frente a mí. Yendo para adelante, un poco para atrás y a veces deteniéndome. Escucho la tonada de una armónica acompañada de una voz que exclama "Oh, baby. I swear you won't regret what's about to happen between us. I swear you'll never see me the same way", sólo escucho, no veo...prefiero no ver. Aunque sí veo como una pareja se grita con furia al separar sus caminos luego de haber pasado cada uno sus tarjetas del subterráneo y mientras les veo camino con más prisa esquivando aquellas personas que alcanzo a ver por el rabillo del ojo, sé que estoy tarde si es que quiero hacer lo que deseo hacer para que esta vez sea diferente.

Logro salir a la superficie y empiezo a habituarme nuevamente al bullicio y al frío. Veo al frente y observo como la gente que sale del café es completamente indiferente con aquella que está mendigando en el callejón que queda al lado, un callejón donde cada vez hay menos gente según pasan los días. Una mujer de cabello castaño oscuro, con una gorra de punto beige, caros lentes rojos, saco negro largo de aspecto bastante sólido, bufanda de color grisáceo y botas de un color que parece morado aunque mucho más oscuro, sale del callejón dando la última inhalada a su cigarrillo y lo bota, sigue su camino en línea recta atravesando la calle. Me aproximo al callejón todavía con la mirada en esa mujer, giro mi cabeza a la derecha para ver quién está en el callejón y quién no. Las heladas parecen haber congelado anoche a un mendigo envuelto en cobijas y sábanas, pero al fondo se ve una mujer sonriendo torpemente, apoyada en la pared, cerca de la puerta de atrás que tiene el café, se le vé con los ojos hacia arriba, con el pantalón abajo y parte de la prenda superior exhibiendo su seno izquierdo, se ve como su vulva sigue mojando partes de su pantalón a chorros un poco débiles.

Compro un periódico de fondos públicos en el kiosco que queda a unos nueve pasos del callejón, atraído por el titular que dice "Marcha exitosa, más días de paternidad.". No tengo la costumbre de leer mientras camino así que lo sujeto entre mi brazo izquierdo y mi cuerpo para así poder mantener el calor de mi mano.

Entro a mi edificio de típico aspecto art deco dando un suspiro un tanto ruidoso. Veo a mi alrededor como si fuera la primera vez que entro, no sé si para saber si todo está en orden o para acordarme a mí mismo que ya no estoy en la calle y dentro de poco mi tiempo será convertido en dinero. Limpio ligeramente mis zapatillas, lo suficiente como para no dejar tanta agua en el suelo y evitar que alguien se resbale. Me dirijo a la izquierda para poder tomar el ascensor, está con gente adentro esperando a que llegue alguien más, por las dudas, pero pasan dos segundos y la puerta se empieza a cerrar. Acelero el paso casi trotando para intentar alcanzar, entre eso le veo a ella, igual se dirige hacia el ascensor. Una mujer con cabello humano, rostro humano, postura humana y voz humana que insulta al aire por no haber alcanzado.

-¡La puta que lo parió!¿¡No puede haber otro ascensor más con tremendo lujo que hay acá!?- gritó la mujer.
-Bueno, pasado unos minutos ya se nos pasa esta bronca, por eso nunca escribimos esa propuesta- replico yo mirando como cambia del 1 al 2 el tablero que está arriba.
-Además de esto, eso es lo que odio, que terminamos callándonos, como si nada- me dice ella todavía enojada pero sin levantar la voz.
-¿A qué piso vas?-le pregunto.
-Qué, ¿me vas a acompañar?- responde ella con tono de burla o gracia, no estoy seguro.
-No, sólo quiero ver si te queda muy lejos si vamos por las escaleras.-digo yo de manera desafiante.
-4to piso...mejor moverme en vez de esperar acá minutos.-dice ella, aceptando mi propuesta.

Nos dirigimos a las escaleras que quedan detrás de la puerta  negra de metal, casi  aislada a la derecha del ascensor. Al tocar el picaporte siento  algo de polvo que hace que el frío del hierro pase a segundo plano para preguntarme "¿hace cuánto habrán ocupado esta puerta? el servicio de mantenimiento tiene su propio ascensor así que esto ha de ser un desierto".

Dejo pasar a la mujer y al cerrar la puerta todo el ruido se va, no se escucha nada del mundo  que está fuera de las escaleras y sólo alcanzo a oír la respiración de mi acompañante que se entrecorta en un suspiro por el frío, seguramente. Escucho como mi ropa hace un ruido de frote cuando regreso mi brazo derecho de la puerta hacia mi bolsillo nuevamente. Ella decide dar el primer paso, un paso que hace eco al igual que los pocos que le siguen para llegar al primer escalón. Presto atención al eco y  digo: "Parece que estamos en la caja de una guitarra" en voz muy baja para que la reverberación no haga de las suyas quitando la tranquilidad que hay en el lugar. No dice nada, solo sigue subiendo las escaleras hasta llegar al primer descanso, yo tengo mi mirada entre su silueta trasera y algunos peldaños para no caerme. Su silueta se me hace familiar, como una que vi en mi época de juventud ciega.

Está todo calustrofóbico, con luces blancas que realzan el color del concreto o cemento, alguno de esos materiales. Había leído ya hace un tiempo que la mayoría de edificios no tienen escaleras aptas para evacuación en caso de algún imprevisto o emergencia y que por la cantidad de gente que bajaría por ellas sólo alcanzarían a salvarse quienes hallan salido de las escaleras en los primeros 16 minutos, que es bastante tiempo, pero más es la gente.

-¿Cómo te llamas?- pregunta sin regresar a ver.
-...- me tengo que volver a conectar con el lugar en el que estoy -me apellido Leiron-.
-Laura, encantada- al terminar la última sílaba se detiene en un descanso donde la luz no ilumina con intensidad. -Me traes memorias de alguien...-
-¿Eso es bueno o malo?- pregunto deteniéndome frente a ella.

El silencio vuelve a reinar y se escuchan solo lo que quedó del eco de mi última pisada junto a un "o" que demora en irse.

Me mira fijamente con ojos verde-cafés, que dejan verse entre sus cabellos blancos que cubren parte de su piel morena. Sus labios no dicen nada, pero del semblante de seriedad que tienen pasan lentamente a hacer una mueca de sonrisa traviesa sin mostrar los dientes mientras se acerca a pasos lentos hacia mí. Mis manos empiezan a sudar, las saco al aire, se me cae el periódico. Inspiro profundamente pero sin hacer mucho ruido, no quiero que se dé cuenta, pero sí se da cuenta del paso corto que doy hacia atrás. Sus párpados inferiores se levantan por su sonrisa que está más caprichosa que antes, me toma de los brazos y me hace contra la pared , se me acerca tanto que huelo la mezcla de tabaco y Dior que tiene su piel.

Pone su boca cerca de  mi oído izquierdo, la abre, suspira, se detiene, susurra:

-Inmejorable-
...