lunes, 29 de mayo de 2017

No no, no creas que no seguiré opinando

La descripción que ves arriba dice "Blog de arte espontáneo agónico escrito y de críticas poco censuradas a lo que venga." y pues para ser honesto creo me he olvidado que este espacio no es solo para esas noches sin sueño, sino también para aquellas en las que no te llega el sueño por andar pensando en quién sabe qué. No sé si habrá sido le hecho de haber preferido comentar aquello que opinaba mediante la narración, pero la verdad siento (más que nada con el último post) que hay que darle a ese estilo un poco de descanso. Aunque sigo sin responder una pregunta...¿por qué ahora un post de "critica poco censurada"?

A decir verdad, o por lo menos en mi caso, uno se siente más relajado al escribir algo que simplemente se piensa o se conoce a algo que se tiene que andar creando en el preciso instante o en períodos de días incluso, y he de decir que han habido barias balas de revolver de ruleta rusa que han perforado mi craneo en estos varios últimos meses. Tengo la mala costumbre de no anotar aquello que concluyo ni alguna nueva posición ni nuevo conocimiento que siento debería ser más conocido, con respecto a lo último creo que lo máximo que suelo hacer es dar en "Guardar..." en Facebook o compartir algún contenido que me aparece de mis suscripciones en Feedly. Y como este espacio es bastante personal, incluso para tener un dominio propio bien bonito y "millenial" donde quien viene acá sabe que tendrá unos parrafotes extensos la mayoría de veces y no un montón de vídeos de capítulos de Bob Esponja parodiando a otras cosas pues, creo que de por sí es mejor andar opinando por acá y de ahí que sea lo que sea. A más de ser tan libre como para darme cuenta que en este párrafo he ido ocupando bastantes conjunciones...lo siento.

Volviendo a la temática central. además de hacer muy honor al propósito de estos espacios en el Internet. No sé si sea tema mío o a más de una persona se le ha cruzado por la cabeza intentar comprender por qué razón teniendo tantos medios de expresión en la actualidad, y una facilidad realmente grande de hacer activísimo de red, o comercio, o prensa o ese montón de conceptos que se aglomeran en mi cabeza, organización social, "neo-política", educación, para que se entienda un poco mejor, difusión de información/conocimiento, para rematar; teniendo una herramienta tan libre y de fácil acceso en la gran mayoría del tiempo, la gente no suele aprovechar la facilidad de conexión para poder arreglar un problema que aqueja a más de uno y muchas veces es el mismo. Quiero creer que tal vez en tiempos pasados las cosas se dejaban pasar por alto con más frecuencia por sentirse solos frente a alguna situación que se creía estaba incorrecta o simplemente disgustaba o se creía podría ser mejor hecha y que al estar solos podrían ser catalogados como locos, fuera de lugar o cosas así. Sin embargo, lo que pasa en la actualidad es que aún cuando nadie ha publicado nada acerca de una temática, falta solo un comentario para que se empiecen a ver más comentarios con respecto a esa temática, llámese problema social o proyecto de emprendimiendo, etc. No seguiré dando vueltas pues creo que la idea sí ha sido realmente difundida y en varios casos ha demostrado su uso así como eficiencia en el mundo real.

Al punto concreto al que deseo llegar es, de verdad aprovechar la carencia de necesidad de estar en un ambiente físico para poder realizar cosas con las demás personas, aun que no con esto quiero decir que hemos de volcarnos completamente a la pantalla e ignorar lo que ocurre a nuestro alrededor y sólo limitarnos a filmar algo que seguramente será viral en redes sociales, para nada, lo único que quiero reproponer o que desearía se retome en cuenta con la lectura de este post es el hecho de aprovechar esos "agujeros de gusanos" que tenemos en la actualidad. Por que el Internet es capaz de hacer eso, agujeros de gusanos, pero no tan temibles como el de Interstellar.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Viento y arena

Acerco mi teléfono móvil a la máquina expendedora con una bebida fría ya seleccionada en la aplicación, me aparece la ventana para verificar el monto y el producto elegidos, al momento de aceptar cae mi té frío en la parte de abajo. Por fin algo de líquido. Abro la tapa con poca dificultad, solo haciendo la presión necesaria para luego girar la tapa que toma forma de boquilla y la acerco a mi boca con un poco de prisa, debo de haber bebido la mitad de la botella cuando grito eufóricamente por sentir ese sabor sintético a pera Bepop con mora Vaporwave, lo mejor del dulce con lo mejor del ácido y la cantidad máxima de CGH permitida por el gobierno para ventas industriales. Siento como me revitalizo mientras corre un escalofrío por mi cuerpo, refrescándome casi al instante.

Es fin de semana así que no hay mucha gente en la estación, la mayoría son turistas que llevan mochilas o maletas un tanto voluptuosas. Me pongo a pensar un rato como sería si esta estación no fuera al aire libre, la humedad es bastante alta por lo que agradezco que pueda estar recibiendo la brisa ligera que se intensifica cuando pasa el tren que va a Czenko. Hace mucho tiempo ya que no voy allá, tal parece que fue hace diez meses, pero podría haber ido más seguido con la escusa de los días festivos, estuve muy ocupado con migo mismo y el cortometraje que lancé para el concurso estatal, no gané precisamente pero tuve mención honoraria como mejor director, mejor me acerco al asiento para acordarme con tranquilidad y de paso descansar mis piernas, hoy he caminado bastante. 

Bien, como decía, tuve mención honoraria, la trama en sí era simple: se mostraba a un joven universitario que se solidarizaba con una persona sin hogar que estaba a las afueras de un edificio de finanzas, el joven le preguntaba al sin-techo si él se mantenía ahí por alguna razón en específico, y el contó su historia de cuando salió del colegio con una beca para estudiar administración de empresas en el exterior (resulta que era inmigrante), de joven ya tenía una emprendimiento que había llevado a cabo en su ciudad natal donde lograba ofrecer viviendas sustentables a muy bajo precio de tal manera que el gobierno no gastara más de 60 NUD, que sería algo así como 16 horas de salario mínimo. Juego con poco con la botella moviéndola en círculos, los barcos que hay a la distancia en el muelle me distraen, no me culpo por distraerme, es normal que ocurra cuando se toma CGH y la verdad es que siempre he sido bastante sensible a esta substancia. Lo que me separa a mi de los barcos es, primero que nada, la via del Maglev, varios cientos o miles de metros, lo que parece ser la autopista y el mar, obviamente.

 Claro, el CGH igual hace que uno sea más disperso...el caso de aquella trama, pensándolo bien, podría haber sido más extenso, más verosímil, más amarillista, algo así como hacerlo pasar por un hecho real. Un hombre que en la actualidad es un inmigrante fracasado y vagabundo que suele quedarse frente a un edificio de finanzas, el tipo de ambiente que el frecuentaba en algún momento cuando las cosas le salían bien, cuando esa persona todavía tenía socios con los que sabía podía contar verdaderamente. "Soy, o mejor dicho era, convencido de la idea que los mejores proyectos para hacer de este mundo uno mejor es mediante la creación de una verdadera democracia, un tipo de acuerdo en el que no se precise de líderes ni supuestos representantes" diría aquél inmigrante actualmente fracasado, "que sea la gente, pero verdaderamente la gente, la que vaya generando los cambios tal cual desearían que las cosas fueran hechas en pro de un bien común y en pro del desarrollo individual". Algún tipo de pensamiento así, bueno...sería de mejorarle, por lo menos a manera de etiquetazos y estereotipos no sería tan verosímil que un vagabundo actue o hable de manera similar.

Nah, así está bien...cumple con la consigna de panem et circences de los romanos que también habían dicho in vino veritas; en la actualidad debería ser algo así como in synth lies the truth.

En realidad había supuesto que habría un poco más de movimiento en esta estación, pero eso ya es culpa mía por no haber escogido el día de la semana correcto, incluso podría culparme por no haber escogido el barrio correcto o inclusive la ciudad correcta pero de todas formas sé que no he hecho nada para que ese entorno mío tenga algún cambio que vaya un poco más a mi gusto. No es como que haya realizado alguna obra lo suficientemente atractiva como para que por mera moda o curiosidad gente del exterior venga a ver dónde se filmó tal metraje. De esa manera mi tren llegaría más rápido pues la demanda de pasajeros lo exigiría así, pero mientras tanto tendré que esperar, seguir esperando como lo he hecho desde que llegué a la estación, seguir esperando como cuando lo hice en la autopista en camino a la estación, pero nada parecido a la espera que he tenido desde que he llegado a esta ciudad. "¿Por qué no te dejas ayudar, mejorar, seducir, amar...algo?" le preguntaría si es que tuviera algún tipo de personificación. Llegarnos a conocer y saber si es más culpa nuestra que de ella por ser ella misma tan aburrida, tan...tan...cerrada, supongo.

"EL MAGLEV 2B8D CON DIRECCIÓN A DORHÎA SE APROXIMA, POR FAVOR, USUARIOS, PREPARARSE PARA ABORDAR"

Hablando del secretario general de la OETU (Organización de Estados Terrícolas Unidos)..., mejor mover mis piernas para que mi cuerpo se haga adelante para llegar al borde, solo al borde pero sí me pongo a pensar qué pasaría en caso de dar ese paso de más y caer en esa vía de apariencia de plasma. Ya, otra vez con esa sensación de vacío mental en el que no puedo hacer más que ponerme a pensar en segundo plano. Sol, arena, calor, A/C, nieve, tos, enfermedad, bienestar, mal, aburrimiento, idiotez, vanalidad, importancia, amor, sexo, muerte, nacimiento...nacimiento, ¿cómo surge el nacimiento? una metamorfosis de organismos producidos por los genitales que a su vez de dependen de todo un sistema complementario para poder producir los gametos, si es que se llaman así, el espermatozoide deseó convertirse en un ser más complejo y superior biológicamente, pero para eso tuvo que cambiar su forma de existir, el niño con el tiempo desea ir saciando su curiosidad y va cambiando, su mente cambia, le moldea parte el y parte quienes le rodean, así como él va moldeando la mente de los demás. Todo es reciprocidad. 

¡VALE!¡PARA!¡DEJA DE ATAR TANTOS CABOS QUE NO SÉ SI ESTÉN SUELTOS O NO!

Paso adelante
Golpe en mi hombro izquierdo seguido de oscuridad.

...
¿Cómo se supone deba de vivir tranquilamente en un ambiente donde está todo hecho bien bonito y no tengo más que hacer que seguir con una tormenta de palabras en mi mente?

Por favor, desconéctenme de esta simulación

Sándwich de sol

No hacen más de 25 grados centígrados ni menos de 20 pero tengo una calidez que ha comenzado hace pocas horas, esta es una que no me incomoda en lo más mínimo, no me veo en la necesidad ni de tomar agua, ni de batir un abanico, ni de andar con ropa ligera ni nada que se parezca a todo lo anterior. Me da una impresión que puedo ponerme un tipo de ropa ligeramente abrigada, de esas que se ven bien en otoño y que no desentonaré con la situación, con el día de hoy, con la tarde de hoy para ser más preciso. Con un calzado cerrado casual hecho artesanalmente, pantalones grises que no son excesivamente holgados que siento se ajustan tal cual deseo, una camiseta blanca que no permita que el sweater liviano que me pondré no me vaya a picar y finalmente una boina café, más que nada para evitar peinarme (es demasiada la comodidad que no deseo perturbarle preocupándose por cómo quedará mejor mi pelo).

Agarro las cosas de hoy en día para guardarles en mi bolsillos o ser puestas; encuentro mi reloj, mi celular pero me desespero al no acordarme dónde dejé mi billetera y no encontrarle en mi escritorio, tampoco debajo de la cama ni en mi estante, como si por arte de magia fueran a aparecer en alguno de esos lugares decido repetir la tarea para lograr tener una desesperación mayor que me hace encontrar en la situación de decir en voz alta "¿Dónde estás?¿dónde te dejé?", y de manera similar, lo digo tal cual esperara que mi billetera me hable, no estoy seguro si lo hizo pero mi cabeza gira casi involuntariamente para tener a la billetera en el centro de mi vista, vaya comodidad debí haber sentido que no me di cuenta que estaban al lado de donde estaba la boina que llevo puesta. Tomo mi billetera mientras sonrío de una manera un tanto avergonzada. Creo estar listo y al ir tanteando con mi mano mi muñeca izquierda y mis bolsillos me percato que todavía me faltan las llaves. Repito un proceso similar en el que finalmente las encuentro en uno de los bolsillos de un saco que me había puesto hace un par de días.

Se cumple la formalidad de despedirse de quienes están en el hogar en el instante y al salir por la puerta el sol me recibe de frente, no exactamente incomodando, pero dando la bienvenida de hoy al mundo exterior. Toda la ropa está suave de manera no convencional o algún tipo de sensación extraña en la que siento haber hecho un peregrinaje hacia la ciudad desde un punto fuera de este mundo. Los parpados no pesan pues sienten la necesidad imperante de ver los tonos rojizos que se van proyectando en todo objeto animado y no animado, mi cuerpo decide moverse al ritmo del bajo, del piano, de la batería en armonía, obviamente, con la lírica.