domingo, 4 de junio de 2017

Un nuevo puente

Hace algunos días empecé con un gusto mucho más elaborado, si es que se le puede llamar así, por el dibujo, aunque no me animo a pintar (todavía) me pareció un tanto peculiar que casi de la nada haya mejorado bastante en estos cortos 3 días que han pasado desde que empecé a dibujar de manera un poco más seria. Y es curioso, pero terminé inclinándome por el dibujo por el tipo de relación de creatividad que le encontré con el diseño web, y es que cuando algo no me resultaba mientras arreglaba visualmente esta página, intentaba monear en el código viendo dónde estaba tal palabra que por su significado en inglés podría ser el tipo de configuración que yo quería modificar, a veces resultaba, a veces, no, obviamente, algunas veces encontraba maneras más fáciles de hacer las cosas o moldeaba el conocimiento que había recopilado de diferentes fuentes y le acomodaba a mi manera. En realidad esto no es la gran cosa y tengo la idea que varias personas hacen lo mismo, el adaptar lo que han aprendido a lo que cada uno necesita, o por lo menos la educación debería de funcionar de esa manera, tal vez algo parecido a como cuando es dicho que en el presente se educa a los jóvenes para profesiones que todavía no existen, solo que este caso del código HTML y el dibujo es más en el corto plazo que en uno largo pero aún así le veo un poco de relación. Volviendo al tema; empecé a verle al diseño web como el tipo de arte en el que tienes que enfocarte en la interacción que habrá por parte del receptor con el mensaje, aunque no como en los videojuegos, tal vez con un enfoque más del tipo "hacer el ambiente atractivo", y en parte es por eso que esta página está (un tanto) bombardeada de fotografías y música.

Ahora de lleno en lo que sería dibujo. Pues anteriormente siempre me estresaba por no saber cómo dibujar, ni como empezar ni en qué dibujar ni nada, y cuando empezaba me saturaba fácilmente por no tener el resultado en ese momento como yo tenía pensado, y que a medida que pasaban los segundos mi vara de excelencia en vez de subirse se iba bajando por que sentía que era demasiado para mí, que no tenía la técnica ni conocimiento para poder realizar lo que yo deseaba, es que mi mayor error fue querer dar pasos tan agigantados de una vez, sin apenas haber ocupado redutias auxiliares. Quería lanzarme de una pendiente sin siquiera saber como frenar en plano, en caso que supiera siquiera andar en plano, por eso los primeros dibujos están siendo más que nada basados en objetos reales...más adelante vendrá la imaginación neta. ¿De dónde van surgiendo estos gustos artísticos?, la verdad que nunca me logro responder bien por dónde salió, ni cuándo, ni cómo, y para ser honesto no sé si me deba de importar pero lo que sí hay en común entre todas la veces que se me pega algo de esa índole es que suelen tener un tipo de intensidad que al pasar el tiempo se va desvaneciendo.

Esta vez quiero lograr domar más mis emociones o comprenderles, aprender a abrazar esa nueva pasión que me ha surgido y no desaprovecharla, además podría servirme para apreciar más el arte del dibujo y la pintura que, para ser honesto, nunca le he podido comprender muy bien. Cuando ponía el título de esta entrada me iba acordando de la película Intensamente, donde hay varias secciones conectadas a la matriz mediante puentes, y cada sección representaba una cualidad, gusto o valor que había desarrollado la protagonista cuyo nombre no me acuerdo. Siento que por varios años me ha pasado algo similar, algunos puentes han sido destruidos y otros construídos, tal vez algunos pocos mejorados y otros puestos en mantención. Quiero darme una escusa para no solamente mejorar esta muy principiante e inmadura habilidad para también mejorar las que ya tengo o desarrollar nuevas habilidades que de alguna manera o no estén conectadas con las que ya han construido su puente.

Antigua mascota

Fedora que ya no suelo usar con frecuencia