miércoles, 29 de noviembre de 2017

Minutos de sol, mar y abstracción (en ese orden)

Me quedan solo 18 minutos
debo apurarme para que te llegue a tiempo,
ahora quedan 17 minutos
y mi pasado parece estar en esa cantidad de tiempo.

No es precisamente bonito repetir la misma
palabra,
ni separar frases de manera tan deliberada.
Solo que en esta noche lo siento necesario.

Quedan ya 15 minutos.

Pasa un minuto más y sigo pensando
en como decir lo que quiero decir
sin temer a que luego diga "te perdí"

Dudé del regalo que me diste,
pensé que sería uno estadounidense
de aquellos que enviaban a los judíos

Haciendo memoria...no creí que en algún momento de mi vida
me darías un regalo,
era simplemente algo lejano,
hasta incluso no parecía sensato

Ni siquiera creí pudieramos reir juntos,
llorar juntos,
divagar juntos,
callar juntos,
ignorarnos, juntos

Supuse que ya nos conocíamos,
que lo único diferente esta vez sería estar en
la misma habitación.
Tiene pinta a que me equivocé ¿verdad?

Yo llegaba a manera de sol
y cuando se ocultó
tú llegaste a manera de mar
que se enverdeció

El problema era
que ignoraba la presencia del Platón negro
que tanto a ti como a mi nos fascinó,
tú, a manera de amor,
yo, a manera de envidia.

Pero esta envidia es una que no conocía
cada día se abstrae más,
es un puzzle más de esos que hace,
solo que no creo se dé cuenta

Tal vez sea normal que los mares tranquilos,
como tú,
se vean atraídos por las abstracciones negras,
como él.

Mientras pase eso
yo seguiré siendo un sol que dejó de brillar,
que decidió eclipsarse.

Ya no me quedan minutos.