martes, 18 de diciembre de 2018

Distortion

De que serviría saber amar o vivir si se puede pensar e imaginar, sentir la falsedad y el vacío de mi sentir por ti que ya no puedo ser capas de sentir, de que sirve conocer a la gente si las cosas y las personas no tienen que servir. Para qué escribir si ya todas las palabras fueron escritas y seguramente todas leídas. Las cosas no tienen que servir. O yo estoy mal como siempre pero la gente no se atreve a decírmelo, o cuando lo hace yo hago oídos sordos. Pensar que porque las cosas tengan sentido entonces ya nada vale la pena ser hecho pues no hace falta vivírlas, y por otra mente pensar que porque las cosas carezcan de total sentido el miedo para hacer algo sea demasiado grande.

Tener a una persona a tu lado por cinco segundos, cincuenta minutos o cinco años ni siquiera se vuelve lo mismo sino que deja de importar. Que los errores sean de uno, que se sepa eso pero solo otros lo pueden ver y cuando se pregunta no te lo dicen.

Schopenhauer era un protobebé.