lunes, 7 de enero de 2019

Comentarios de medio tiempo sobre The People V. O.J. Simpson - American Crime Story.

[por el bien de la espontaneidad y la verdad este texto no ha sido editado a pesar de haber terminado ya la primera temporada. Sin embargo me tomo la libertad de corregir que existe una segunda temporada, y aparentemente una tercera en planificación]

He llegado solo hasta la mitad de esta serie de temporada única, o al menos eso es lo que me parece a mí y es que basado en un juicio real debería ser complicado que tenga la de temporadas. Pero tratando de poner en pantalla por lo que estoy escribiendo,  la serie producida por FXP, que si no me equivoco es la misma que hizo la serie de hasta ahora 3 temporadas, de casos criminales ubicados en Minnesota hasta al menos la segunda temporada. FXP hace buenos trabajos en lo que respecta a casos criminales inusuales. Si en Fargo se tenían historias de implicación criminal que llegaban a ser ridículas, pero de una seriedad y planificación espontánea (por decir) bastante alta, en The People V. O.J. Simpson - American Crime Story, que de ahora en adelante se acorta a ACS por optimización de caracteres, es una muestra creería que lo más cercana a la realidad de un mediados de la década de 1990 en EEUU que pareciera en muchos sentidos ser todavía 1970 inclusive. Seguro será necesario leer el libro al que se hace referencia en la serie, y en el cual esta está basada, pero llega a asombrar como los casos de racismo todavía se hacían presentes en el año que yo nací, mismo año en el que O.J. Simpson aparentemente era la estrella de la NFL más reconocida, admirada, respetada y de seguro una de los mejores pagadas, si es que no era la más.

En lo personal creo que el título debería ser American Crime Story - The People V. O.J. Simpson. Que te enseñen una aparente indiferencia y alta burocraticidad (si es que tal palabra existe) de la California de 1990, en donde se asume que O.J. cometió el delito por el que es culpado simplemente por no preguntar como fue efectuado, que te muestren el descontrol de una celebridad dentro de su hogar, gritando, insultando, ordenando a todo mundo mientras se supone que él se fue criando en ghetto durante su infancia pero, tal como diría Darden, se convirtió en blanco, que durante una persecución a alta velocidad en una autopista californiana con una celebridad amenazando a todo un sistema policial y judicial con matarse a sí mismo con una pistola apuntando a su cabeza, que por el hecho de ser perseguido se vuelva de nuevo un negro y deje de ser blanco...es como si toda la ficción estadounidense, o por lo menos la de Hollywood, mostrara cual es su fuente, su fuente real de comportamiento. La ficción que genera Hollywood por entretenimiento deja de ser ficción cuando uno se detiene en casos como el mostrado en ACS.

La volatilidad entre el poder, la constante presencia de la emoción por encima de la supuesta racionalidad humana, y, es más, la lucha para que la racionalidad surja entre todo ese caos social, es lo que sentí se puede ver hasta la mitad de ACS.

De todas formas, me queda la duda individual-personal de si sería posible apreciar algún tipo expresión que se hace en la serie en cuanto a una naturaleza ya netamente social del humano, expresado en el lado acusador de The People, en contra de un caos emocional-político-idealista del Dream Team, que en tal caso le queda bien el nombre.